Desintoxicacion de heroína - NARCONÓN - Los Molinos

 

Desintoxicacion de heroína

Se ha dicho que un viaje de mil kilómetros comienza con un solo paso. Para las personas que quieren iniciar su proceso de desintoxicación, el primer paso consiste en la aceptación de la existencia de una conducta que genera problemas familiares, sociales, legales y de salud.

Pero ¿Cómo dejar la heroína? Tratamiento para drogadictos existen muchos. En el caso que nos ocupa, todos inician con la desintoxicación , que suele ser el aspecto más aterrador de un programa de rehabilitación de heroína. De hecho, algunos adictos pueden llegar a sentir tanto miedo a esta etapa de desintoxicación, que optan por permanecer presas de este vicio o pueden decidir soportar los dolores propios de la abstinencia antes de limpiar su cuerpo.

El tratamiento para drogadictos generalmente intenta llevar a cabo un proceso lento pero seguro que conduzca al adicto a una zona de seguridad, tanto física como emocional que le haga totalmente innecesario el consumo de la droga que dio origen al problema. El tratamiento para drogadictos, cuando de heroína se trata, no puede evitar el dolor. Los síntomas de abstinencia y desintoxicación son dolorosos, y eventualmente pueden producir la muerte.

Es importante, en este punto, hacer una acotación que puede resultar cruda pero es muy real. No todos los adictos a la heroína pueden culminar un proceso de rehabilitación de heroína exitoso. Incluso algunos de ellos no pueden sobrevivirlo.

Bien sea porque los dolores y los síntomas de abstinencia son tan fuertes o porque simplemente el paciente no tiene la suficiente voluntad para transitar este camino, la solución para algunos adictos es convivir con su enfermedad, de manera controlada hasta la muerte.

¿Por qué es definitiva la desintoxicación de heroína?

La heroína es considerada una de las sustancias más adictivas del mundo, y el uso de la droga puede causar cambios profundos y duraderos en el cerebro. Cuando un adicto consume heroína, el fármaco se mueve al cerebro y se convierte en dopamina. Esta sustancia se une a los receptores en el cerebro y provoca una avalancha de sensaciones placenteras.

Con el paso del tiempo, los receptores de dopamina vuelven menos y menos sensibles al efecto de la heroína, por lo que las dosis deben ser cada vez más altas, si se pretende tener sensaciones placenteras similares a las que se obtenían cuando al inicio de la enfermedad.

Los especialistas en tratamiento para drogadictos, afirman que una sola dosis de heroína puede crear sensaciones placenteras al consumidor del orden de cuatro a seis horas, pero los síntomas de abstinencia se pueden experimentar durante una semana. En un proceso de desintoxicación, un adicto experimenta síntomas de abstinencia tales como: Insomnio, inquietud, dolores musculares (muy fuertes), secreción nasal, calambres abdominales y diarrea, nauseas, espasmos y depresión.

¿Cómo dejar la heroína sin dolor? No es posible. Algunas personas con altos niveles de adicción, se someten a procesos periódicos de desintoxicación de heroína, con el fin de reducir las posibilidades de desarrollar una tolerancia total a la droga. Para unos, como para otros el proceso siempre será doloroso.


Estamos aquí. Estamos listos para ayudarte.
Llámanos al 655 67 23 72 para obtener ayuda ahora.

Contacta Ahora

* Nombre:
Dirección:
Ciudad:
* Teléfono: (ej. 999999999)
* Email:
Consulta:

* He leído y acepto los Téminos y Condiciones y la Política de Privacidad

Acepto recibir información comercial, incluso por correo electrónico.

LA RAZON DETRÁS DEL PROBLEMA DE LAS DROGAS

Las personas han utilizado las drogas desde que han tratado de aliviar el dolor y evitar los problemas. Sin embargo, al principio de la década de 1960 las drogas empezaron a utilizarse de manera más generalizada. Antes de esa época eran poco frecuentes. Pero en esa década su uso se generalizó a nivel mundial, y un gran porcentaje de personas se convirtieron en consumidores de drogas.

Por drogas (para mencionar algunas) queremos decir tranquilizantes, opio, cocaína, marihuana, peyote, anfetaminas; y el legado de los psiquiatras al hombre: el LSD y el polvo de ángel, que son las peores. Se incluye cualquier droga médica; las drogas son las drogas. Existen miles de marcas y de términos de jerga para nombrar estas drogas. El alcohol también se clasifica como droga.

Se supone que las drogas hacen maravillas, pero lo único que en realidad consiguen es arruinar a la persona. Los problemas de las drogas no terminan cuando la persona deja de tomarlas. Los efectos acumulados por haberlas usado pueden dejarle a uno severamente dañado, tanto física como mentalmente. Aún alguien que haya estado alejado de las drogas durante años, sigue teniendo “períodos en blanco”. Las drogas pueden perjudicar la habilidad de la persona para concentrarse, trabajar, aprender; en pocas palabras pueden destrozar una vida. Sin embargo, aunque los peligros y los riesgos de las drogas son descaradamente obvios y cada vez mejor documentados, las personas siguen usándolas.

¿Por qué? Cuando una persona está deprimida o sufre dolor, y no encuentra alivio físico en un tratamiento, llega a descubrir que las drogas hacen desaparecer sus síntomas. Esto también ocurre con dolores que son “psicosomáticos”. El término “psicosomático” significa que la mente hace que el cuerpo se enferme y se refiere a enfermedades causadas por medio de la mente. “Psico” se refiere a la “mente” y “soma” se refiere al “cuerpo”. En la mayoría de los casos de dolor, enfermedad o malestar psicosomático, la persona busca algo que cure el trastorno. Cuando al final descubre que sólo las drogas le proporcionan alivio, se rinde ante ellas y se vuelve dependiente de ellas; hasta llegar, con frecuencia, a la adicción.

Años antes, si hubiera existido otra solución, la mayoría de las personas la habrían adoptado. Pero cuando se les dice que no hay otra cura, que sus dolores son “imaginarios”, la vida puede volverse insoportable. Entonces pueden convertirse en personas que utilizan drogas de forma crónica y están en peligro de volverse adictas. Claro que el tiempo que se requiere para hacerse adicto varía. El problema puede ser sólo “tristeza” o “fatiga”. De cualquier forma, la habilidad para enfrentarse a la vida se reduce.Cualquier substancia que produzca alivio o haga la vida menos pesada, en el aspecto físico o mental, será bienvenida. En un entorno poco estable e inseguro, las enfermedades psicomáticas están muy extendidas. Por consiguiente, antes de que cualquier gobierno ataque con demasiada fuerza el uso extendido de las drogas, debe reconocer que es un síntoma del fracaso de la psicoterapia. El experto en ciencias sociales, el psicólogo, el psiquiatra y los ministros de salud han sido incapaces de resolver las enfermedades psicomáticas que van en aumento.

Es demasiado fácil culpar del problema de las drogas a la “inestabilidad social” o al “ritmo frenético de la sociedad moderna”. El hecho sólido y real es que, hasta el momento, no ha existido una psicoterapia efectiva de uso generalizado. El resultado es una población que depende de las drogas.

Se ha encontrado que los que usan drogas lo hacen por sufrimiento físico o por desesperanza. El que utiliza drogas impulsado por el dolor o por la condición desesperanzada de su entorno, seguirá utilizándolas. Aunque no quiera ser adicto, siente que no hay otra solución a su problema. Sin embargo, con el tratamiento adecuado, la dependencia de las drogas puede resolverse por completo. La persona deja de necesitar drogas tan pronto como puede sentirse, tanto a nivel físico como mental, más sana y competente sin tomarlas, que como se sentía tomándolas.

La psiquiatría ha considerado con desdén que la adicción a las drogas “no es importante” y el problema social del uso de las drogas no ha recibido atención por parte de los psiquiatras. Por el contrario, ellos introdujeron el LSD y lo popularizaron; además muchos de ellos son traficantes de drogas. Los organismos gubernamentales han tenido un fracaso evidente en detener el incremento del consumo de drogas y no existe una cura verdadera o de uso generalizado.

El riesgo que representa la persona que usa drogas, aún después de dejarlas, es que su mente se “queda en blanco” en momentos inesperados; tiene períodos de irresponsabilidad y tiende a enfermarse con facilidad. La tecnología de Narconon ha podido erradicar los daños más graves en las personas que han tomado drogas y también ha logrado que esas personas no deseen una adicción posterior, ni la necesiten.

Narconon no tiene interés en los aspectos políticos o sociales de los diversos tipos de drogas, ni en el hecho en sí de ingerir drogas. Sin embargo, las drogas representan una amenaza creciente al avance mental.Por consiguiente, Narconon contiene una tecnología precisa que no sólo saca a la persona de las drogas sin causarle dolor, sino que incluso se encarga de resolver los efectos físicos, mentales y espirituales que causan; y localiza y resuelve por completo la razón básica por la que la persona empezó a tomar drogas. No existe otro medio para lograr esto con certeza.

655 67 23 72